jueves, 18 de julio de 2013

1 POEMA de DOMINGO ACOSTA FELIPE


La calle está triste
con ataúdes blancos en los ojos
y las bocas quemadas
con miedo ocultas
debajo del cuchillo.
El silencio vuela o se desborda
y el hambre empieza a caminar.

Domingo Acosta Felipe, de Ramas del Tiempo.